4 pasos para que tus empleados sientan los colores de tu empresa

La forma de pensar y hacer de la compañía, sus códigos éticos, sus valores… La cultura corporativa ya no es una opción más. Es la piedra angular de cualquier organización que quiera enamorar a sus empleados y hacerlos sentir como parte de la empresa. Por ello, las organizaciones deben considerar este ‘asunto’ como algo tan importante y fundamental como el salario o los beneficios sociales.

LoveMarks o la importancia del branding interno

Según el estudio Great Place to Work, la evolución positiva en la cultura organizativa de las empresas certificadas como los mejores lugares para trabajar, ha permitido a los trabajadores desarrollar todo su potencial humano. Además 9 de cada 10 personas pertenecientes a estas compañías han confesado experimentar una mejora en la experiencia laboral, mayor satisfacción y compromiso, más productividad y un sentimiento de orgullo por pertenecer a dicha organización.

Y seamos sinceros, ¿quién no desearía tener a la mejor afición coreando al unísono el himno corporativo de su compañía? Bien, pues eso es precisamente lo que una estrategia de branding interno, centrada en comunicar al empleado la cultura de marca, conseguirá. De manera que la experiencia de pertenecer a tu empresa sea tan positiva para tus empleados, que estos mismos se conviertan en tus mejores embajadores. Llegando a alcanzar el estatus de LoveMark o marca a las que el público adora y a las que desearía pertenecer. Además, se ha demostrado que el engagement o compromiso de los empleados está relacionado con un menor absentismo, rotación, accidentes así como con un mejor servicio al cliente, más productividad, ventas y ganancias.

Para conseguirlo, las empresas deben tener claro que conectar con sus empleados, motivarles, hacerles partícipes y, en definitiva, construir una cultura de marca en colaboración, es esencial. Ya sea una pequeña, mediana o gran multinacional.

Cómo alinear a tu equipo con la cultura corporativa de tu compañía

Sin embargo, construir una cultura corporativa puede resultar difícil cuando las empresas se encuentran con el reto de alinear, escalar y mantener las creencias y valores de la organización.

1 – Crea y difunde tu identidad

Para crear una identidad, debes tener un storytelling bien definido y que este, a su vez, sea compartido por todos tus empleados. Porque nadie quiere trabajar en una empresa sin alma, sin una visión común y con unos líderes poco inspiradores.

En este punto, tanto la formación como la documentación corporativa que se ponga a disposición de los equipos, serán clave para alinear a tus trabajadores con tu visión y consolidar la identidad de marca que tú desees. Recuerda que cuando un empleado va acorde con su compañía, su compromiso y, por ende, su rendimiento, mejoran.

2 – Incrementa el compromiso

Si el storytelling es el alma de tu organización, la cultura corporativa es el corazón para mantener el compromiso de los empleados. Y añadimos, uno de los principales activos para atraer al talento más cualificado. Por ello, la importancia de generar una cultura fuerte, e incrementar el employee engagement conectando con tus empleados y haciéndolos partícipes de tu proyecto.

La formación así como una comunicación ágil y personalizada, es indispensable para poner en práctica la cultura corporativa, establecer relaciones de valor, aumentar la motivación y el compromiso.

3 – Refuerza comportamientos

El aprendizaje con reconocimiento y recompensa es crucial para reforzar los comportamientos deseados. Incluso si se tratan de formaciones corporativas, entendidas generalmente como formaciones aburridas que el empleado no ha elegido para su desarrollo profesional. Por ejemplo, el onboarding de los nuevos empleados puede realizarse con gamificación para alinear, de manera efectiva y rápida, a las nuevas incorporaciones con la cultura corporativa. También utilizar dinámicas de gamificación para comprobar el grado de conocimiento que los empleados tienen sobre tu cultura: valores, misión, visión, filosofía, etc.

4 – Mejora las relaciones

La comunicación interna es clave para transmitir la cultura corporativa entre todos los empleados. Gracias a ella, la empresa puede crear un lugar común en el que los trabajadores puedan sentirse acogidos y seguros para compartir conocimientos, ideas e inquietudes. De esta manera, es necesario concebirla como un potente agente del cambio y no tan solo como un muro corporativo, donde anotar las últimas novedades de la compañía.

Es cierto que los recursos humanos pueden filtrar aquellos candidatos que encajan o no con la cultura corporativa. Sin embargo, no siempre es fácil saber si un trabajador comparte estos valores o no. Apostar por herramientas  adaptadas a los nuevos entornos digitales que mejoren la comunicación, la formación y el conocimiento corporativo puede ayudar a compartir de manera más efectiva la cultura de marca. Y conseguir, finalmente que tus empleados sientan, disfruten y promulguen los colores corporativos de tu empresa.

Bizfit

Bizfit

Enjoy fitting your workplace!

Ver más entradas de Bizfit.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *